Home / Departamentos / Motilidad ocular

Preguntas frecuentes

¿Qué es el estrabismo?
Es un problema en el cual los ejes visuales oculares no están alineados y por lo tanto no trabajan juntos. Lo padece un 3-4% de la población.

¿Por qué sucede?
Es debido a un desequilibrio de los músculos extraoculares muchas veces el origen es desconocido por un desequilibrio en el control cerebral de los movimientos oculares. Con frecuencia se asocia a factores familiares hereditarios a problemas de refracción (gafas) pero también se asocia a niños prematuros o con parálisis cerebral infantil enfermedades musculares, traumatismos y problemas cerebrales.

¿Cómo se trata?
Los pacientes pueden requerir gafas y/o parches. El objetivo es recuperar el ojo vago y corregir la desviación. Si con esto es insuficiente los pacientes pueden requerir una inyección de toxina botulínica o una cirugía muscular. Hay algunos pacientes que pueden mejorar mediante ejercicios de rehabilitación visuales.

¿Qué tipos de estrabismo existen?
Hay muchos tipos de estrabismo los más frecuentes son : endotropia (estrabismo convergente), exotropia (estrabismo divergente), estrabismo vertical (hipertropia e hipotropia). Hay estrabismos que son producidos por parálisis de los nervios oculares y otros por enfermedad del músculo (tiroideos) o síndromes especiales oculares (síndrome de Duane, síndrome de Brown)

¿Que tipo de gafas son mejores para los niños?
La configuración de la cabeza hace que cada niño esté mejor con un tipo de gafa. Los niños pequeños deben llevar gafas de puente nasal bajo (para que no se les deslicen por la nariz) y generalmente están mejor con gafas redonditas para no mirar por encima de los cristales. Los bebes suelen estar muy cómodos con gafas de silicona y después con las de pasta. Los cristales deberán ser orgánicos (irrompibles). Salvo que se lo indique el especialista las gafas de los niños se llevan todo el día y se quitan para dormir.

¿Como se pone el parche? ¿Existen otras alternativas?
Salvo que se lo indique el especialista, el parche se pone directamente en la cara el número de horas que le hayan indicado. Los parches se compran en la farmacia. Si se adhiere mucho para retirarlo puede probar humedeciéndolo con aceite de niños o una crema hidratante, dejándolo un minuto antes de retirar. Alternativas al parche que utilizamos con frecuencia son los filtros transparentes sobre el cristal, los cristales penalizados o las gotas de atropina para dificultar la visión del ojo bueno y que el niño tenga que usar el ojo malo.